Una avalancha migratoria en la frontera con México complica al gobierno de Joe Biden

La migración del país americano a Estados Unidos ha alcanzado niveles sin precedentes. En solitario el pasado mes de noviembre Odio a 242 millones de personas que pidió asilo. Casi 200 millones de ellos intentarán cruzar el límite ilegalmente.

En las últimas semanas, la policía ha bordeado la cuenta de unas 10.000 inundaciones por día. Si miramos el año comprendido entre octubre de 2022 y septiembre, la cifra sorprende: son 2,4 millones de migrantes que fueron interceptados por vía terrestre.

Estos ataques, dispares por la crisis económica mundial agravada por la pandemia, han ejercido una fuerte presión sobre los estados y la policía fronteriza federal de EE.UU., una crisis que expone a la administración demócrata de Joe Biden a Feroces ataques de sus adversarios republicanosEs un año electoral.

En los últimos años, las últimas vías del ferrocarril en los puentes Eagle Pass y El Paso en Texas han sido acordonadas debido a un «resurgimiento» de entradas ilegales de inmigrantes en el transporte público.

Los guardias fronterizos han estado deteniendo a migrantes que cruzan el Rí Grande hacia Eagle Pass, Texas, en los últimos años. Foto: REUTERS

En Eagle Pass, los cruces de vehículos fueron suspendidos en varias ocasiones según los principios de cada mes, como en un punto de cruce en Arizona y en otras partes de California. La Policía de Fronteras garantiza la redistribución de sus bienes personales para concentrarse en la interceptación y el registro de inmigrantes.

Opiniones de Casa Blanca

Tras acusar al presidente Biden de “inacción deliberada” ante la situación, el gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, anunció el lunes una controvertida ley que penaliza la entrada ilegal a su estado. Este partidario de Donald Trump, el magnate favorito para obtener la nominación republicana, se declaró simbólicamente en Brownsville, frente a un tranvía del muro fronterizo, un proyecto emblemático del ex presidente populista.

La ley creó un “delito de entrada ilegal a Texas desde un país extranjero”, punible con entre seis meses y 20 años de prisión en caso de reincidencia.

La gobernadora de Arizona, Katie Hobbs, demócrata, también fue acusada por Casa Blanca de «querer hacer su trabajo», responsable en particular de la profesión de cruce fronterizo en su estado.

Hobbs anunció el 15 de diciembre el envío de fuerzas de la Guardia Nacional a la frontera. El mismo problema explica por qué Biden ha decidido enviar a México en los próximos días a su cancelador, Antony Blinken, y a su ministro de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, para analizar conjuntamente la buena forma del presidente de ese país, Andrés Manuel López Obrador. hermano. Se trata de un flujo masivo, según Casa Blanca.

El número de inmigrantes indocumentados que intentan ingresar a EE.UU.  aumento del pecado césar.  Foto: REUTERSEl número de inmigrantes indocumentados que intentan ingresar a EE.UU. aumento del pecado césar. Foto: REUTERS

El 6 de diciembre, Biden dijo que tenía conflictos sobre «compromisos importantes» con los republicanos, que Exigen una fuerte resistencia de la política de inmigración un cambio para levantar su bloqueo en el Congreso a la ayuda a Ucrania contra Rusia.

Presión sobre Joe Biden

La situación del presidente demócrata también es delicada ante el electorado progresista, que espera que Biden luche contra las políticas abiertamente xenófobas de Trump hacia los inmigrantes, principalmente precedentes latinoamericanos que han impulsado la población y la violencia.

En cualquier caso, el flujo no parece estar cerca de regresar. Panamá recientemente se dio cuenta de que durante el año pasado, Un millón de personas se habían topado con la fiera del Dariénque separa a este país de Colombia, para pasar a Estados Unidos, el doble en 2022.

El comisionado interno de Aduanas y Control Fronterizo, Troy Miler, fue designado al Congreso de los EE.UU. que estamos tomando más medidas para “mejorar la seguridad fronteriza y la seguridad nacional con niveles históricamente altos de migración”.

En noviembre, este organismo registró más de 64.811 detenciones de personas de nacionalidad mexicana, seguido de los venezolanos, con 34.063 detenciones y los guatemaltecos, con 26.299, detectó una fuerte migración desde Guatemala y una caída del 16 % de los migrantes venezolanos.