Un economista de 65 años profundizará el discurso externo de Milei

Diana Mondino (65) vive en el sur de la montaña rusa del trío de Javier Milei en la segunda vista de las elecciones presidenciales argentinas del domingo pasado. Acaba será confirmado como titular de Relaciones exteriores del futuro gobierno y no es necesario coordinar las comunicaciones del presidente electo con jefes de Estado o de Gobierno extranjeros, sino también sortear críticas sobre los «puntos» diplomáticos de su líder: para la ceremonia de toma de posición el próximo 10 de diciembre, antes Al lanzar las invitaciones formales a líderes en activo, Milei convocó a líderes internacionales de la defensa, sin estar en ejercicio de funciones públicas: Jair Bolsonaro, el chileno José Antonio Kast, Santiago Abascal y Donald Trump.

Pero incluso antes de que los argentinos vayan a las urnas, Mondino acaba de tomar el periódico para moderar el discurso exterior de Milei. Sí, uno de los primeros dardos del actual presidente electo fue directo al padre Francisco: durante las semanas previas de la campaña electoral descubrió un antiguo vídeo en el que el político ultraliberal se refería al Santo Padre como la «dificultad representativa». sobre la tierra». Ahora, y mientras trabaja para su equipo más cercano a Mondino al frente, Milei suavizó el tono y le hizo comentarios a Papá, que tenía alma de regresar un viaje a Argentina que había sido cancelado.

Otro de los fuegos que se perdió Diana Mondino en vacaciones es el dueño de una entrevista que Milei concedió, antes de ser elegida, a Bloomberg. Fue entonces cuando el líder de La Libertad Avanza afirmó que “no habría trabajo con los países comunistas”, enumerando a Nicaragua, Venezuela y Cuba. Mondino sostiene, sin embargo, que su política intentará incidir en su democratización: “Tenemos una democracia liberal y queremos presentar a la Argentina al mundo. Estoy seguro de que, por la prosperidad que trazará nuestro modelo de gobierno, nuestro país se convertirá en un ejemplo”.

China, el sector sociocomercial más importante de Argentina, es otro de los estados que Milei declaró durante su carrera como presidente: un país comunista y con lo que confirmó que no tenía tendencia a contactarlo. El futuro ministro de Asuntos Exteriores se acercó y trabajó para reducir la tensión, agravada por el hecho de que algunas personas en el círculo del presidente electo propusieron una preferencia por Taiwán. Mondino se reunió con el embajador chino, Wang Wei, en un encuentro en el que le introdujo una tarjeta de felicitación de Xi Jinping, y tuvo la oportunidad de conversar con otros dirigentes.

Los BRICS y el cambio climático

Otro frente político externo es que Milei ya ha mostrado negatividad en su integración al BRICS, asociación política y económica liderada por Rusia, China, India, Brasil y Sudáfrica, con ocasión de cada comentario, durante la celebración de las elecciones de Victoria. , “si todos podemos explicar qué son los BRICS, aprovecharé para aprender”. Además, existe una posible salida de Argentina del Acuerdo de París para frenar el cambio climático. A la pregunta de ABC sobre el abandono de ese pacto para no pactar más en Argentina, Mondino respondió que no: «Los países son libres de crear en cambio climático o no, y de elegir con quien quiere negociar o no. No estamos discutiendo con alguien que cree que éste reemplaza al clima del planeta. No creo que esto cause fricciones con otros países y nuestras empresas.

Pero la crisis está más relacionada con el mundo que está en contacto con Brasil. En otra entrevista previa durante las elecciones, Milei confesó al periodista peruano Jaime Bayly, futuro presidente argentino, que Luiz Inácio Lula da Silva, su homólogo brasileño, es comunista y corrupto, y que ha sido encarcelado. Si bien Bayly pretendía reunirse con el jefe de Estado, Milei respondió con un contundente “no”. Brasil es el principal sociocomercial de Argentina en la región.

La preocupación del director de Lula da Silva, sin embargo, va sobre todo a la ideología. Milei confirmó antes de las votaciones que, para lograr un resultado elegante, Argentina abandonaba el Mercosur -una causa digna para Lula- para considerar «una unión defectuosa que perjudica para siempre a los argentinos».

Mercosur

Mondino explica un ABC que no será exactamente así: “¿Por qué no hay que revisar un sindicato aduanero que tiene más de 30 años y se constituyó en otra época? ¿Una época en la que las sociedades más pequeñas eran economías más pequeñas? No estamos seguros de si debemos abandonar el Mercosur, pero defendemos la posibilidad de que Argentina tenga certezas en términos de libre comercio con quienes queremos”, afirma. Y agrego, en referencia a la realidad del Mercosur y la Unión Europea, que “tenemos las mejores relaciones con los países europeos. Sin embargo, un hecho que después de 30 años nos obliga, al menos, a buscar soluciones alternativas.

Incluso Lula dijo que no tenía ningún apoyo a la postura de Milei, y en los últimos días Diana Mondino abrió un canal para negociar con los Bastidor. Milei aseguró que el presidente brasileño se acreditará en Argentina, aunque expresó con frescura: «Si Lula quiere venir, será bien recibido».