“Un día somos elogiados y al siguiente olvidados. Ya no existe la buena voluntad del pasado para los modistos”

Son raros los treintañeros cuyas vidas ya han sido objeto de una película biográfica, que viajan en un Bentley conducido por un chófer, con el “06” de Rihanna y Beyoncé. También se podría suponer que no son muy accesibles. Para llegar allí tan temprano en la vida, ¿no hay que ser despiadado, un monstruo congelado de la eficiencia como Anna Wintour (que sólo conoció su biografía a los 73 años)?

«¡Estoy tan feliz de estar aquí! », se entusiasma Olivier Rousteing cuando llega al restaurante parisino Anahi, vacío este viernes por la tarde de diciembre. Besa a Carmen, la jefa, como un beso, dice sí al Bloody Mary, sube a Instagram el cóctel fotogénico nada más servirlo. Cuando Beyoncé resuena en los altavoces del restaurante, Olivier Rousteing abandona su pose de chico guapo e incandescente, sus brazos se elevan en el aire, su cuerpo se deja llevar por el ritmo de Renacimiento de verano. “No, pero, en serio, ¡nos encanta! »

Olivier Rousteing, de 38 años, es amigable y extrovertido, dos cualidades raras para un director artístico de una importante casa de moda. Desde 2011 dirige Balmain, una marca parisina fundada por Pierre Balmain en 1945, comprada en 2016 por el grupo qatarí Mayhoola. Tal longevidad en esta posición es excepcional, y la mayoría de los diseñadores tienen la costumbre de regresar después de unos años.

“No les damos tiempo para expresarse y eso es una pena”lamenta Olivier Rousteing, ahora sentado en silencio, que pidió que desconectaran a Beyoncé para la comodidad de la entrevista y guardó su teléfono móvil. “Un día somos elogiados y al siguiente olvidados. Ya no existe la bondad del pasado hacia los modistos que veo en los libros de historia de la moda. »

Propuesta estilística maximalista

Se expresa tocándose regularmente su larga melena trenzada que le cae delante de los ojos pero que se niega a recoger detrás de las orejas. Los anglicismos salpican sus frases, se disculpa por ellas, intenta sobrevivir. Responde a las preguntas de forma estructurada, dividiendo sus pensamientos en dos o tres puntos que anuncia antes de detallarlos. Está tan concentrado que no se da cuenta cuando una rodaja de limón se escapa de su bloody mary y aterriza en su brazo.

Según él, su estabilidad profesional proviene de que Balmain le deja libre y, por tanto, feliz. “Tengo suerte, porque hoy en día se ha vuelto raro. Los diseñadores tienen miedo de correr riesgos. Es una pena, porque son los riesgos los que hacen la historia de la moda. » Su propuesta estilística maximalista, pop y colorista contrasta con el biotopo donde se despliega, el “buen gusto parisino” que prefiere lo conceptual a lo barroco, la falsa informalidad de un cachemir crudo a la preciosidad de una chaqueta bordada con hombreras. “La gente a veces dice que mi moda es ligera, pero quiero traer alegría. No quiero ser el portavoz del tormento. »

Te queda el 65% de este artículo por leer. El resto está reservado para suscriptores.