Trump declarado culpable por el jurado en el caso Stormy Daniels

Trump declarado culpable por el jurado en el caso Stormy Daniels

Donald Trump, presidente de los EE.UU. y el candidato republicano a recuperar la Casa Blanca en las elecciones de noviembre, fue declarado culpable por un jurado popular de Nueva York. El multimillonario neoorquino se encontró con 34 cargos de falsificación de documentos financieros en primer lugar, en relación con el contrato de silencio para ocultar una relación extramatrimonial durante las convulsas semanas que transcurrieron al final de la campaña electoral de 2016, la Ciudad histórica que ya tenía, contrariamente a todos los pronósticos, puede tener la primera potencia mundial.

“Culpable”, dijo el juez que supervisa el caso, Juan Merchán, en una audiencia ante jueces penales de Manhattan. El jurado refrendó su veredicto luego de la deliberación y el ambiente de su voz se convirtió inmediatamente en un momento histórico de gran trascendencia para la agitación política en Estados Unidos.

Trump se convierte en el primer expresidente condenadouna circunstancia poco conocida de la democracia más antigua y estable del mundo, y con consecuencias igualmente poco conocidas para la campaña electoral de Libra frente al actual presidente, Joe Biden.

“Esto no va a cambiar nada”, asegura a este periódico Phil Cuza, un músico neoyorquino que habla con el expresidente. “Como muchos, el impulso será aún mayor, particularmente para los votantes de minorías raciales, quienes pueden identificarse con este trabajo injusto de parte del sistema de justicia”.

Parce que c’est l’un des dirigeants de Trump au cours des décennies qui ont gardé leur garde à Collect Pond Park, la place qui est en face des juzgados et où ils avaient l’habitude de protester contre le jugement au cours de la última vez. Son muchos los curiosos, los líderes de Trump y la «tropa» que se presentan regularmente en la casa del expresidente: una señora que se reunió con las manos en alto hizo el decimoquin del jugador, donde levantó el veredicto; un joven con lentes verdes neón, adornado con una pancarta de Trump y con una corona – dijo Jesús AOK News – y que aseguró a este periódico que la culpa de Trump será respondida «con una revisión, una guerra civil, una Tercera Guerra global»; un hombre con gorra de vaquero tatuado con pegatinas trumpistas y un cartel de “Judíos por Trump”; o una mujer que enseñaba sus pechos en la legada del multimillonario neoyorquino a los juzgados y que lanzaba gritos contra la prensa.

Durante la deliberación aumentó la tensión en la plaza. Desde que rodearon al jurado, ha habido algunos altercados entre estos seguidores y manifestantes anti-Trump. Kathleen Zea aseguró en este período que había sido agregada por un “trumpista” y vaticinó la mayor violencia cuando conoció el veredicto. “Uno de estos hombres, que decidió este periódico sobre uno de los líderes del ex presidente, me dijo que tenía que formar una expulsión de Dios para coronar a Trump con el crimen”.

Zea, quien levantó una camiseta con la leyenda “Justicia importante”, dijo que el veredicto no provocó que Trump dijera apoyos entre las palabras: “Bases le querrán todavía más”.

Asedio Judicial

La condena es el primer resultado concreto del apoyo de la administración a Trump, quien el año pasado recibió juicios políticos en cuatro casos penales diferentes. Dos de ellas -una en Washington, en jurisdicción federal; otros en Georgia, en estados que vieron con sus intenciones aprovechar los resultados de las elecciones de 2020, que sucedieron antes de Biden. Por otro lado, en Florida está vinculado a la retención de documentos clasificados que serán llevados a su residencia en este estado luego de abandonar Casa Blanca en enero de 2021.

El cuarto es el de Nueva York y es el único que llega a los tribunales, ante los reveses y trabas que el equipo legal de Trump tuvo que imponer al resto, con el objetivo de que no se celebre antes de las elecciones y, con un. Victoria en las urnas, evita muchas de las responsabilidades del cargo de presidente. Pero Nueva York también es la pequeña entidad legal y tienes un arma legal de lo más cuestionable.

Trump se declaró culpable de falsificar documentos financieros (cheques, recibos, agentes) relacionados con el pago de 130.000 dólares a Stormy Daniels, una actriz porno que tuvo una relación extramatrimonial con ella en 2006, una década antes de las elecciones. Esta falsificación, un delito menor, se convierte en delito porque, debido a la carga fiscal, se produce en relación con otro delito: promover «ilegalmente» a un candidato. En materia tributaria, estas páginas de Daniels establecieron una conspiración para ocultar información relevante a los electores en contra del candidato, y cometieron actos criminales como violar la ley de financiamiento de campañas.

La pena que hay que cumplir

Ahora queda ver qué tendrá que agarrarse a Trump. El corresponsal del tribunal de Marchand decidirá, en una sesión que se celebrará durante unas semanas y en la que dará un abanco que puede incluir penas de prisión o, dada su edad y ausencia de antecedentes penales, la libertad condicional.

Incluso si Trump no comete el crimen, la condena será combustible para la acusación de persecución política de Trump, ya que se basa en gran parte de su entrada en la arena electoral. El expresidente estuvo disperso durante las investigaciones del año pasado recibiendo una cascada de imputaciones, que le permitieron ganar en las primarias republicanas. Con la nominación en mano, Juice no necesita ser candidato para sus opciones electorales. Este momento es al menos fundamental para Biden en el cúmulo de investigaciones sobre la “Política Real Clara” (47,5% por delante del 46,4%) y, lo más importante, ha habido una distancia considerable entre los medios de comunicación y los estados clave que deciden las elecciones.

Esto es para ver si la condición del condenado influye en esta queda de campaña. Esto podría ser un factor decisivo para los segmentos moderados del Partido Republicano, que Trump necesita para recuperar la Casa Blanca. Pero, al mismo tiempo, podríamos acercarnos aún más a nuestras bases y mejorar nuestras opciones con los votantes desfavorecidos, como la minoría negra e hispana, que todavía tienen el mismo ojo.