Taiwán se prepara para las elecciones presidenciales y se prepara para la guerra cibernética antes de la invasión de China

Taiwán acude a las urnas para elegir un nuevo presidente que tendrá que dirigir cada vez más agresivamente las relaciones del Gobierno democrático de la isla con China en los próximos cuatro años.

Beijing afirma que la isla, separada por 180 kilómetros del continente chino, es parte de su territorio.

El presidente chino Xi Jinping Nunca dejé de usar la fuerza para recuperar el control de Taiwán.una amenaza que sobrevoló toda la campaña electoral.

Este es el escenario, Taiwán no sólo se prepara para una invasión de sus tropas, sino también para un ciberataque que se podrían perder millones de personas en Internet, utilizar servicios bancarios y paralizar la industria de semiconductores más avanzada del mundo.

China siempre ha reclamado la isla como lo habría hecho para que las autoridades de Taipei pudieran imaginar los escenarios más divertidos si un día Beijing decidiera actuar.

Las autoridades taiwanesas y los expertos en ciberseguridad tienen claro que, en caso de una invasión, China no limitará los ataques a las fuerzas de seguridad y a la infraestructura de defensa, excepto Intenta desconectar la isla del resto del mundo.

Taiwán te envía a un Amenaza persistente de piratas sigilosos quienes se unieron a la red de ordenantes para “proteger y proteger la infraestructura de la víctima”, explicó Crystal Tu, especialista en ciberseguridad del Instituto de Investigación de Seguridad y Defensa Nacional de Taiwán.

Puede ser muy activo durante un conflicto, por ejemplo, con «una operación cibernética para perturbar infraestructuras críticas, incluidos los sectores de las telecomunicaciones, la energía y las finanzas», afirma este experto de la AFP.

La disputa entre Beijing y Taipei es parte de la campaña presidencial en Taiwán. Foto: AP

Una elección “entre la guerra y la paz”

Los ataques cibernéticos contra Taiwán aumentaron significativamente durante el año pasado durante las elecciones presidenciales del sábado, que China describió como una elección de guerra y paz para la isla de 23 millones de habitantes.

Las autoridades taiwanesas creen que las agencias gubernamentales están en contacto registros de 5 millones de ciberatacantes.

La empresa de ciberseguridad Fortinet informó de un aumento del 80% en los ciberataques en el primer mes de 2023, lo que convierte a Taiwán en la principal víctima de estas acciones en Asia-Pacífico.

“Las operaciones cibernéticas contra Taiwán no tienen sentido”, confirmó Tu.

Algunas tácticas utilizadas por la infraestructura taiwanesa han sido identificadas como métodos normalmente empleados por grupos patrocinados por el Estado chino.

Una empresa taiwanesa muestra equipos diseñados para prevenir ciberataques en Taipei, noviembre de 2023. Foto: AFP  Una empresa taiwanesa muestra equipos diseñados para prevenir ciberataques en Taipei, noviembre de 2023. Foto: AFP

El año pasado, Microsoft informó sobre la amenaza de un grupo llamado Flax Typhoon que operaba desde China contra Taiwán.

El gigantesco informático asegura que Flax Typhoon «intenta observar y mantener el acceso» a diversas organizaciones taiwanesas durante el máximo tiempo posible.

Amenaza a una industria clave

Los ciberdelincuentes no pueden atacar simplemente al gobierno o a las organizaciones de defensa, así como a la industria de semiconductores de la isla.

Las empresas taiwanesas son cruciales para la industria de las patatas fritas que sustenta gran parte de la economía mundial.

Es importante que un antiguo buque de carga de alto nivel sea un año después de que Washington prefiera destruir la infraestructura de semiconductores de Taiwán que sigue en manos de las fuerzas invasoras de China.

El vicepresidente y candidato presidencial de Taiwán, William Lai, en un acto de campaña es este joven.  Foto: EFE  El vicepresidente y candidato presidencial de Taiwán, William Lai, en un acto de campaña es este joven. Foto: EFE

El año pasado, Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC), que mayor control sobre la producción mundial de patatas fritas, información sobre la filtración de datos en uno de sus proveedores.

«Taiwán es un objetivo importante porque se encuentra en la cima de una cadena crucial de conocimiento de alta tecnología», dijo Jim Liu de Forinet.

«La geopolítica y las relaciones (China-Taiwán) pueden inevitablemente aumentar los incidentes de ciberseguridad», añadió.

China ha intensificado su presión diplomática y militar sobre la isla desde 2016, cuando Tsai Ing-wen, del Partido Progresista Democrático, asumió la presidencia.

El presidente saliente considera a Taiwán un estado independiente y no acepta las declaraciones de Pekín sobre su territorio, una visión compartida por su vicepresidente y candidato a suceder a Lai Ching-te, favorito de las historietas de los sábados.

China, que suprimió las simulaciones de un bloque militar de Taiwán, alimentó la Especulación entre los políticos de la isla sobre el posible momento y métodos de una invasión.

En el mundo digital, las autoridades taiwanesas creen que China puede ser el mayor ciberatacante y manejar las comunicaciones de la isla con el resto del mundo.

«Así que Taiwán es una isla, todas las comunicaciones con el mundo exterior dependen de cables submarinos», afirmó el viceministro de Asuntos Digitales de Taiwán, Huai-jen Lee, en una entrevista reciente con la AFP.

«El peor de los casos es que todos nuestros cables submarinos sean destruidos».

La solución para preparar a Taiwán está en el cielo.

El viceministro Lee dijo que su gobierno estaba trabajando con dos proveedores extranjeros de servicios satelitales que estaban trabajando con el alcalde de la empresa de telecomunicaciones del territorio.

El plan de emergencia prevé la ubicación de receptores de satélite en 700 lugares de Taiwán para «permitirnos reconvertir los sistemas de comunicaciones» en tiempos de crisis, indicó la AFP.

«Se trata sobre todo de mantener la estabilidad del sistema de mando del gobierno y mantener la fiabilidad de la información suministrada», explicaron los civiles.