Semana de la Moda de París: espíritu (original), ¿estás ahí?

Semana de la Moda de París: espíritu (original), ¿estás ahí?

Para un diseñador que se hace cargo de una casa histórica, nada es más difícil que el primer espectáculo. En un acto de equilibrio a menudo imposible de lograr, esperamos que respete el espíritu del fundador, pero también que sea capaz de inyectar sangre nueva: esta alquimia justificaría la longevidad de la marca. Durante la semana de la moda femenina otoño-invierno 2024-2025 que se celebra en París hasta el 5 de marzo, el irlandés Sean McGirr presentó su colección inaugural para McQueen, una casa especialmente difícil de entender: Lee Alexander McQueen, el fundador, tenía tanto talento como él oscuro. En la década de 2000 y hasta su suicidio en 2010, sus colecciones radicales despertaron admiración y malestar.

¿Qué podemos decir bajo la bandera de McQueen en 2024, cuando la industria de la moda se ha encorsetado mucho, cuando la marca pertenece a Kering y cuando las redes sociales están dispuestas a sancionar el más mínimo paso al margen? “Me gustaría mostrar la energía de la juventud, personajes que evocan peligro, agresión alegre. Intento evocar la esencia de Lee McQueen al comienzo de su carrera».resumen Sean McGirr, 35 años, que analiza conceptos queridos por el fundador: volúmenes compactados, cuerpo deformado, residuos industriales, objetos encontrados.

Hijo de una enfermera y un mecánico, Sean McGirr creció “en un suburbio anónimo de Dublín”, descubrió la moda como medio de expresión, estudiando en Central Saint Martins, en Londres, donde trabajó en bares gay para ganarse la vida. el esta cruzado “Personajes hedonistas muy inspiradores como Amy Winehouse, Pete Doherty y Kate Moss”, que alimentó su imaginación, ya alimentada por las películas de Quentin Tarantino. Antes de unirse a McQueen, trabajó en JW Anderson, donde supervisó las colecciones de hombre y mujer.

En su primer borrador, transmitimos la influencia de esta última experiencia a través de referencias industriales (vestidos esculpidos en chapa de acero), juegos de proporciones (malla protectora XXL), ideas divertidas (un vestido hecho de fragmentos de vidrio como la pantalla de un teléfono roto). También encontramos un poco de actitud Balenciaga, versión Demna, en estos vestidos chorreantes o en abrigos largos negros lucidos por modelos de aspecto incómodo.

Chándal efecto pitón

¿Y McQueen? Aparece en los toques, el bonito trabajo en el traje con hombros afilados, los pantalones con perneras anudadas, las esculturales chaquetas con volantes y las referencias animales como estos botines estilo pezuña de caballo. El lugar del desfile, un gran hangar con luces duras, subrayó más bien la disparidad de la propuesta, que creó una atmósfera propicia para la puesta en escena de los carismáticos noctámbulos con los que soñaba Sean McGirr. No podemos juzgar el valor de un diseñador en un primer desfile, y es posible que el diseñador se revele a lo largo de las colecciones. Pero, ¿podremos interpretar a McQueen sin dejar de ser fieles al espíritu sulfuroso de Lee en 2024? Es discutible.

Para una marca a la deriva, agitada en los últimos años entre diseñadores con estéticas muy diferentes, regresar al padre fundador puede resultar una opción tranquilizadora. Es el caso de Givenchy, sin director artístico desde la finalización del contrato de Matthew M. Williams en diciembre de 2023, que dejó a la directora del estudio femenino, Susanna Venegas, para pilotar esta colección centrada en Hubert de Givenchy. “Tendemos a olvidar que tenía un cierto sentido de provocación, un lado experimental, especialmente a principios de los años cincuenta”, detalla Susanna Venegas. El armario negro, blanco o zafiro sorprende por su elegancia, con vestidos drapeados o esculpidos -a veces obra del taller de alta costura-, faldas con sobrefalda, abrigos de esmoquin, abrigos de alpaca lustrosos… La fantasía se expresa discretamente a través de un estampado de cabeza de gato, un motivo de lámpara de araña sobre un vestido de encaje. Sin duda, Hubert de Givenchy lo habría apreciado, pero ¿qué pensará el cliente al que la marca ofreció vaqueros rotos el año pasado?

Balenciaga.

“Esta colección es una investigación sobre el buen y el mal gusto. Y mi referente del buen gusto es Cristóbal. [Balenciaga, le fondateur] », explica Demna. El diseñador georgiano, que parece haberse recuperado de su travesía por el desierto tras el escándalo provocado por dos campañas publicitarias en diciembre de 2022, subvierte con picardía la elegancia sobria teñida de austeridad de Balenciaga. La silueta del balón de 1960 se convierte en un vestido formado por tres camisas de hombre entrelazadas entre sí. El chándal brillante de imitación de pitón sustituye al bolero en conjuntos en los que la parte superior y la inferior están coordinadas. Demna incluso encuentra una manera de evocar las camisas de manga tres cuartos. “muy señora” de Cristóbal Balenciaga transformando unos jeans en un top, con las piernas por encima de los hombros.

En otros lugares, el mal gusto se evoca con logotipos escandalosos, camisetas con mensajes desviados, accesorios en trampantojo o vestidos increíbles de los que cuelgan ropa interior, una bufanda, un guante, una corbata…. … “Hay muchas ideas en esta colección, porque Balenciaga se dirige a diferentes personas. Lo que estos conjuntos tienen en común es que no tienen nada de aburridos. La moda siempre debe estar cerca de su punto de ruptura”afirma Demna, que demuestra una vez más que no es un usurpador.

Patrones de uva

En Balmain, Olivier Rousteing también evocó esta temporada el espíritu del fundador, Pierre Balmain (1914-1982). Esta colección es un homenaje a lo que amaba, en particular las pasas, que utilizó en sus impresiones de los años 40, pero también el look “Jolie Madame” que exportó a los Estados Unidos en los años 40. 1950 También puse un poco de mí en esta colección rindiendo homenaje a mi ciudad de adopción, Burdeos. » Los motivos de uvas están disponibles en vestidos cortos con peplum y cintura ceñida, en collares dorados o en gabardinas con cinturón. La ciudad de Gironda se esconde con un bordado de jacquard de miniperlas sobre un vestido con volantes, que recuerda a los tapices de los castillos de la región de Saint-Emilion.

Boletin informativo

“El sabor del mundo”

Viajes, moda, gastronomía, diseño: lo mejor del arte de vivir, en tu casilla de correo electrónico

Inscribirse

Tenemos mucho en común con Monsieur Balmain., añade Rousteing. Por ejemplo, destacó a las mujeres de su época, desde Brigitte Bardot hasta Joséphine Baker pasando por Audrey Hepburn. Esto es también lo que hago con las mujeres más increíbles del momento, desde Beyoncé hasta Rihanna.. » Esta vez, no había estrellas del pop en el podio, sino un encantador grupo de mujeres mayores de 60 años, cada una más bella que la anterior.

“Cuando conocí a Vivienne [Westwood], Me sedujo el hecho de que ella estuviera tan interesada en la historia como yo. Aquí observé trajes del Renacimiento tardío después de visitar una exposición de Giovanni Battista Moroni en Milán, lo que me recordó el comienzo de mi colaboración con Vivienne., explica Andreas Kronthaler sobre su colección para Vivienne Westwood, de quien fue marido y colaborador durante treinta años, hasta la muerte de la diseñadora en 2022. Las referencias históricas se encuentran en los pantalones holgados y los culottes holgados. El espíritu de Westwood está en todas partes, en los cuadros de tartán, las faldas y vestidos con cortes al bies y los zapatos de plataforma difíciles de caminar. Un tierno y digno homenaje.

En Nina Ricci, Harris Reed recurrió a los archivos de la casa francesa. Le llamó especialmente la atención una fotografía de la actriz Suzy Parker realizada por Richard Avedon, en 1962. Está vestida con un clásico traje de tweed con una capucha forrada de piel y usa guantes, pero sus sujetadores están desnudos. ¡Se ve tan segura en esta foto! », explica el angloamericano. Sobre la pasarela, el look es menos estridente que en las dos temporadas anteriores y más elegante, con vestidos transparentes o trajes entallados, pero el conjunto sigue siendo frágil.

También es difícil dejarse convencer por la colección de Ann Demeulemeester. El fundador, que abandonó el barco en 2013, asistió a esta segunda prueba del nuevo diseñador Stefano Gallici. Creó un vestuario fiel al ADN de la marca, pero sin conseguir aportarle modernidad ni singularidad. Quizás el apogeo de Ann Demeulemeester, en las décadas de 1990 y 2000, no sea lo suficientemente largo como para inyectarle algo nuevo. En la moda, como en otros ámbitos, hay que dejar que el tiempo siga su curso.

Leer también | Semana de la Moda de París: los robots serán reales

Reutilizar este contenido