Primark, reaccionada por asociaciones de defensa del medio ambiente, defiende su modelo de “moda rápida”

LVMH, tienes recurso. Primark también. La marca de ropa irlandesa pidió a la empresa de investigación Asterès que demostrara cómo la apertura de una de sus tiendas contribuye a la creación de empleo directo e indirecto en Francia. Según este breve estudio presentado el martes 26 de marzo, “un empleo creado en una tienda Primark genera hasta 0,7 puestos de trabajo adicionales en el departamento” donde esta ubicado este punto de venta.

Al igual que el grupo de lujo fundado por Bernard Arnault, la marca busca modificar su imagen y dar a conocer “su huella económica y social” en Francia, explica Christine Loizy, directora general de Primark Francia, la tercera filial de una cadena que generó 10.400 millones de euros de facturación en el ejercicio 2023, finalizado en septiembre, y un margen operativo del 8,2%.

¿Por qué emprender semejante ejercicio once años después de la apertura de su primera tienda francesa en Marsella? Más que nunca se critica el modelo de “moda rápida” al que pertenece la marca creada en 1969 en Dublín. Esta producción a gran escala de ropa a precios bajos y entregada en flujo continuo a las tiendas plantea interrogantes sobre las condiciones sociales de su fabricación, particularmente en las fábricas de China y Bangladesh, y el impacto ambiental de su exportación a las tiendas. En Francia, un proyecto de ley, adoptado en primera lectura por la Asamblea Nacional el 14 de marzo, pretende frenar el desarrollo de esta industria para reducir su impacto sobre el medio ambiente.

Tres proyectos en el punto de mira

A partir de entonces, la dirección de Primark se esforzó en defender su concepto alabando su política de responsabilidad social y medioambiental (RSC) aplicada en sus cuatrocientas cuarenta y una tiendas presentes en dieciséis países. “En 2030, toda la ropa de Primark estará confeccionada con fibras recicladas o reciclables”recuerda así, deliberadamente, a MA mí Loizy. Evidentemente, la dirección de la marca intenta aquí responder a las críticas de las asociaciones de defensa del medio ambiente que defienden su greenwashing. En Brest, en febrero de 2023, el primer día de apertura de una tienda en la galería Coat ar Gueven, activistas de las asociaciones Extinction Rebellion y Youth for Climate deslizaron mensajes en los bolsillos de la ropa colgada en los estantes para informar a los clientes. del daño ecológico de esta industria.

Leer también | Artículo reservado para nuestros suscriptores. Greenwashing: los mil y un trucos de las marcas para engañar al consumidor

El “truco comunicativo” de la empresa, que emplea a 7.000 personas en Francia, también se dirige a las autoridades locales: ahora les revela el importe de sus inversiones en Francia. En 2023, gastó “102 millones de euros para inaugurar ocho tiendas” y llevar su red de veintisiete unidades, siete de ellas en Ile-de-France. “O entre 10 y 15 millones de euros por tienda”explica Pierre Combet, director inmobiliario de la marca.

Te queda por leer el 37,12% de este artículo. El resto está reservado para suscriptores.