Perú: El dictador en la calle y el presidente, bajo mínimos

Actualizado

Dina Boluarte tuvo buena opinión sobre la excarcelación de Alberto Fujimori, lo que generó grandes polémicas

Seguidores del expresidente peruano Alberto Fujimori reunidos.EFE

Sin acumular los 25 años de condensación de los crímenes de humanidad y contra la creación de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la presidenta Dina Boluarte se mantiene firme jugó parte de su frágil capital político y tuve una hermosa vista de la excarcelación del pueblo dictador de la historia del Perú. La fotografía de Alberto Fujimori, entre sus hijos Keiko y Kenji, con una mascarilla y una botella de oxígeno en sus pies, le permitió ver el mundo en unos minutos y agitar a la sociedad peruana hasta abandonar el penal limeño de Barbadillo.

Horas más tarde, la fotografía fue tomada nuevamente pero dentro de la casa de Fujimori, entre escenas y un argumento muy distinto. Megáfono en mano, los dos hermanos se comparan antes del disparo y delante de sus guías para dar las gracias «a las autoridades lo que hoy permite que mi padre esté en casa”, felicitó a Keiko. El excandidato presidencial también recibió una sentencia de patrimonio y un pedido de expropiación, realizado por la Fiscalía, a 30 años de prisión.

Si bien Perú quiere concentrar su historia política contemporánea en un espacio de dos horas, la libertad de Fujimori coincidió con el primer cumpleaños del corredor Pedro Castillo, compañero de penal en Barbadillo, con la celebración del primer año de Boluarte en el poder y con la suspensión temporal por seis meses. de la fiscal general, Patricia Benavides. La Junta Nacional de Justicia fue inexorable con la que señaló pergeñar una rojo trafico de influencias.

Benavides acusó al Congreso, antes de la primera legislatura, a finales de noviembre, de ser responsable de un homicidio de 50 muertes durante las protestas que duraron un año. Para que Boluarte sale ileso otra vez de estas acusaciones y el consejo parlamentario necesita el apoyo del Congreso, donde el fujimorismo (Fuerza Popular) cuenta con 22 de los 130 diputados.

Las encuestas confirman que la gente ha estado cifrando durante décadas: el sucesor del castillo pensó en el apoyo de 12% de los peruanos. Este año, frente al país, ha habido entre acusaciones y crisis, una crisis permanente que nunca podrá traducirse en elecciones anticipadas ante la connivencia de diferentes fuerzas políticas.

La excarcelación de Fujimori se ha producido hasta ahora, al igual que los provocadores. durante la represion detrás de la caja registradora de Castillo. Las protestas se extienden por distintas zonas del país, particularmente en los mismos Andes que se levantan contra Boluarte. “¡Esta democracia ya no es democracia; Dilma asesina, el pueblo te repudia!”, corearon los manifestantes en Huancavelica.