Missing submarine: Los cinco pasajeros del sumergimiento ‘Titan’ aparecieron por l’implosión de la nave a causa de la presión externa | Internacional

La operación de búsqueda y rescate del sumergible Titán llegó este jueves a su fase final, definitiva, con el hallazgo de cinco grandes restos del aparato a unos 500 metros de la proa del Titánico, luego se dirigió cuando el domingo perdió el contacto con la superficie. La falta de aire en el interior de la nave, que hasta ayer parecía el tope de todos los esfuerzos, había intensificado la vispera el uso de medios humanos y tecnológicos en aguas del Atlántico norte, addon llegaron nuevos barcos e ingenios operadores por control remoto: muy robots dedicados a trabajar en la zona donde el martes y el miércoles registrarán ruidos de origen desconocido; y uno más, capaz de levantar grandes pesos, dispuesto a reflotar la nave si se daba con ella. No hubo ocasión, pues antes se había desintegrado en el fondo marino, llevándose consigo las vidas de sus cinco ocupantes. Uno de los robots, el teledirigido por el barco canadiense horizonte árticoEncontré este jueves sus restaurantes a una profundidad de 3.800 metros.

El minisubmarino se rompió como consecuencia de una «implosión catastrófica» por la presión sobre la cabina, una cabina con forma de cilindro de poco más de 6,5 metros de eslora, 2,8 de manga y 2,5 de altura. Si se reduce, comparable a una cáscara de nuez a una merced del Océano, permitía expediciones submarinas a un costo relativamente bajo, pese a los riesgos estructurales y de homologación de los que habían alertado previamente a algunos expertos. Un caro juguete, tiene 250.000 dólares el pasaje, que acaba se convierte en un ataúd flotante.

Entre las cinco piezas «mayores» del revestimiento exterior Titán que se hallaron, como las calificó el vicealmirante John Mauger de la Guardia Costera de EE UU, están un cono de ojiva, el extremo delantero del casco de presión y el extremo trasero del mismo, informó Paul Hankins, experto en salvamento de la Marina estadounidense La misma Armada que detectó hace unos días lo que consideró una implosión, sin relacionarla con el aparato perdido.

John Mauger, en rueda de prensa, este 22 de junio.BRIAN SNYDER (REUTERS)

La implosión, en efecto, «habría generado un importante sonido de banda ancha allí abajo que las boyas de sonar habrían captado», dijo el vicealmirante Mauger, que no aportó datos del cronograma del suceso. Los dispositivos de escucha de la zona no captan ningún indicio de un fallo catastrófico de este tipo, según se había informado anteriormente, mientras que los ruidos bajo el agua detectados por planos de reconocimiento Canadiens el martes y el miércoles no parecerían relación con el colapso de la nave. «No parece haber ninguna conexión entre los ruidos y el lugar del fondo marino» donde se encontraron los restaurantes, dijo Mauger en la rueda de prensa del jueves, en la que transmisión su pésame a las familias de las víctimas. Los guardacostas habían reenfocado la vispera sus esfuerzos de búsqueda en torno al lugar de donde procedían esos ruidos.

El cofundador de OceanGate, el Titán, Guillermo Söhnlein, dijo a la BBC que es probable que se produzca una «implosión instantánea» de la nave. «Si eso es lo que ocurrió, habría ocurrido hace cuatro días», dijo. La prioridad del operativo de búsqueda es ahora hallar y recuperar los cuerpos, mientras determina la secuencia de los hechos que llevaron al fatal desenlace. Ni una cosa ni otra va a resultar fácil, dadas las condiciones meteorológicas en la zona, con tiempo cambiante, y un entorno, el lecho marino, “increíblemente implacable”, en palabras de Mauger.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

La implosión es el hundimiento de la abolladura de las paredes por la mayor presión del exterior, lo que provoca la rotura del casco, fabricado en titanio y fibra de carbono. The Guardia Costera estadounidense no alberga dudas sobre la causa del siniestro, aunque entre la localización de los restaurantes y su identificación pasó algo más de tres horas, lo que tardó la evaluación de un equipo de especialistas del mando unificado de rescate. Para determinar que se tratará verdaderamente de fragmentos del Titán había que tener en cuenta que el lecho marino donde descansaba el esqueleto del Titánico está tapizado de restos de todo tipo, no solo del gran naufragio de 1912. Lejos de la leyenda tejida del siniestro, the zona es más una escombrera que un site histórico.

Los abordajes 'Horizon Arctic' (arriba), 'Deep Energy' (centro) y 'Skandi Vinland', en la búsqueda de los restos del submarino, este jueves.
Los abordajes ‘Horizon Arctic’ (arriba), ‘Deep Energy’ (centro) y ‘Skandi Vinland’, en la búsqueda de los restos del submarino, este jueves.AFP

No hay relación con los ruidos detectados

A robot capaz de alcanzar el lecho marino y enviar imágenes a la superficie había sido desplegado horas antes en la zona del Titánico por investigadores franceses. El ingenio, llamado Víctor 6000está dotado de dos brazos mecánicos que pueden realizar maniobras extremadamente delicadas como cortar o remover restos, tal vez la tarea que demostró delimitar la presencia de los del Titán. un segundo robot Julietacon más de 200 horas de exploraciones en los restos del Titánico, no llegó a tiempo al área, de unos 26.000 kilómetros cuadrados, casi la extensión de la Comunidad Valenciana y dos veces el tamaño del Estado de Connecticut. Dos nuevos barcos de Canada y Francia se habian incorporado tambien esta misma jornada, en medio de condiciones meteorologicas cambiantes. El operativo internacional estaba formado por fuerzas de EE UU, Canadá, Francia y el Reino Unido, además de la flota mercantil que operaba en el área.

Pesado al tiempo transcurrido desde que el domingo se perdió la pista del sumergible, la Guardia Costera de EE UU, un cuerpo uniformado especialista en labores de salvamento qu’ha coordinado el operativo, se resistía a tirar la toalla. “La difícil decisión” a la que el miércoles se refería, eufemísticamente, el capitán Jamie Frederick, portavoz de esta rama del Ejército —es decir, poner fin a las tareas de búsqueda—, no era algo que se hubiera plantado, al menos de Clean way, porque había variables que escapaban al pronóstico de la ciencia, imponderables que entraban más en la categoría de los deseos que de la realidad: la posibilidad, por ejemplo, de que los ocupantes hubieran estirado unas horas las 96 horas de aire disponible, respirando despacio y sin ceder al pánico —una de las cláusulas del consentimiento para realizar la immersion es no sufrir claustrophobia—, or «la voluntad de vivir» de los cinco pasajeros que apuntó, en un denodado ejercicio de optimismo, el Vice-Almirante Mauger poco después del hallazgo de los restaurantes. El aire en la cabina del Titán se agotó, según fuentes del Ejército de EE UU, a las 7.08 de la mañana del jueves, hora local (seis horas más en la España peninsular). La vida de los cinco ocupantes a bordo, puede que muchas horas, incluso días, antes.

Sigue toda la información internacional en Facebook allá Gorjeofrecuentemente boletín semanal.

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado