Melania Trump y otras primeras damas vivas rinden homenaje a Rosalynn Carter

En otras circunstancias, esto habría sido un espectáculo impactante. Pero era lógico que cuando murió, Rosalynn Carter, la pionera que convirtió el papel de primera dama en un trabajo, hiciera una última cosa que nadie más pudo hacer este año: sacar a Melania Trump de Mar-a-. Lago y de nuevo a la vista del público. No solo eso, sino que creó una situación en la que la señora Trump estaba sentada junto a Michelle Obama.

La señora Trump ha evitado casi todos los eventos importantes desde que dejó la Casa Blanca en enero de 2021, incluidas las numerosas comparecencias de su marido ante los tribunales (con la rara excepción del anuncio en noviembre de 2022 de su nueva candidatura a la presidencia). Pero el martes, como es habitual, se unió a las otras tres ex primeras damas vivas (la señora Obama, Hillary Clinton y Laura Bush), así como a Jill Biden, la actual primera dama, en el Glenn United Methodist Church Atlanta Memorial, para el funeral de la Sra. Servicio conmemorativo de Carter.

«Rosalynn Carter estaría muy feliz de tenerlos a todos juntos ese día», dijo la periodista Judy Woodruff.

Era la primera vez desde Funeral de George HW Bush, en 2018, que todas las primeras damas vivas estaban en el mismo lugar. (La señora Trump no asistió a la toma de posesión del presidente Biden.) Mientras se sentaban uno al lado del otro, dispuestos diplomáticamente por orden de administración (Trump, Obama, Bush y Clinton, con la señora Biden junto al ex presidente Jimmy Carter), ofrecieron una extraordinaria instantánea de lo que Jason Carter, el nieto de la señora Carter, llamó en sus comentarios una «hermandad notable».

Cada uno de ellos, a su manera, encarnó la directiva de la señora Carter, que una vez propuso señora obama, que se apropien de la obra. Unidos (mayoritariamente) de negro, sus diferencias radican en los detalles.

Allí, por ejemplo, estaba la señora Clinton, con un traje pantalón de diseñador, el que se convirtió en su uniforme después de dejar la Casa Blanca, el mismo con el que abrió el camino como primera dama en convertirse en senadora, candidata a la presidencia y secretaria. . de estado, con una chaqueta larga sin cuello y pendientes de perlas.

Aquí está la señora Obama, vestida con un jersey de cuello alto, chaqueta y pantalones completamente negros, una mezcla de piezas de diferentes diseñadores (incluido, para la chaqueta, Versace). Llevaba el cabello recogido en una cola de caballo baja y natural, un guiño a la libertad de vestimenta que encontró después de dejar la pecera de Washington y navegar por las complejidades de lo que significaba ser parte de la familia negra de la primera nación, incluyendo, como ella alguna vez, le dijo a Ellen DeGeneresalisarse el pelo para hacerlo más tranquilizador para el electorado blanco.

Allí estaba la señora Bush, vestida con un clásico vestido tubo negro y un doble collar de perlas. Y aquí está la señora Biden, con un sencillo traje de falda negra y un par de zapatos de tacón Dior con cinta de modista y pequeños lazos en el costado.

Resulta que la señora Trump también usó Dior, una de sus marcas favoritas cuando era primera dama. Pero a diferencia de todos los demás, ella no vestía de negro. Este Dior era más bien un abrigo de tweed gris con una falda voluminosa, estructurada y bien ceñida. Esto recuerda a la ropa protectora, así como a las marcas de lujo, que se convirtieron en su firma durante la administración Trump.

El color y el estilo la hacían destacar, la hacían parecer parte del espectáculo pero no de él. Y hicieron de la elección un símbolo, una señal, tal vez, de la ambivalencia histórica de la señora Trump hacia el papel de primera dama y su renuencia a estar a la altura de las expectativas que la rodean, así como de las tendencias de su marido a pisotear las normas. Ahora, aparentemente, como cuando estaba en el ala este. Como cuando está o no en campaña electoral.

Cualquiera ? Puede ser. Pero otra cosa que une a las primeras damas, además del título, es la comprensión de lo que significa desempeñar un papel en el que más a menudo te ven que te escuchan. Y, quizás, lo que te enseñe es cuánto se puede decir a través del prisma de la creación de imágenes para ocasiones especiales, preservadas para la posteridad. Este será sin duda el caso.