“Mejorar las condiciones de recogida parece ser una prioridad”

lEl éxito de la “moda rápida” en los últimos años ha provocado una explosión en el número de ropa usada de baja calidad recogida por organizaciones benéficas. Al mismo tiempo, las donaciones de hábitos de marca han disminuido drásticamente porque sus propietarios ahora suelen revenderlos en línea a través de sitios web especializados.

Para las asociaciones, el desafío es formidable, porque los países africanos rechazan ahora las acciones de gama baja que recogen. Unas “ayudas” que les impidieron desarrollar su prêt-à-porter local y que provocaron graves daños al medio ambiente, con ropa de segunda mano inutilizable que acabó incinerada o abandonada en vertederos al aire libre.

Este sistema perverso ha sido ampliamente declarado. Pero su fin previsto pone en peligro el modelo económico de las asociaciones caritativas que tradicionalmente financian sus actividades sociales monetizando hábitos usados ​​recibidos gratuitamente.

Tiendas asociativas

¿Qué soluciones? Nuestra investigación, realizada en el Reino Unido, Francia y Estados Unidos y en varios países asiáticos permiten trazar caminos.

Particularmente interesante es el caso británico, con un consumo desenfrenado de fast fashion, el doble que en Francia, y un sistema asociativo que se ha adaptado a él.

Lee la entrevista: Artículo reservado para nuestros suscriptores. “La industria textil es emblemática de todos los excesos de la sociedad de consumo”

Mejorar las condiciones de recogida parece ser una prioridad. En Francia, la gente viene a dejar la ropa que quieren donar en unos 25.000 contenedores colocados en aceras y aparcamientos. Un sistema práctico, pero que no permite controlar la calidad de los depósitos.

La presencia en el Reino Unido de unas once mil tiendas asociadas supone un punto de inflexión. De hecho, estas tiendas recogen la mitad de la ropa usada donada en todo el Canal de la Mancha, y en condiciones mucho mejores: de media, el 35% de las prendas regaladas son recompradas por los clientes locales, mientras que sólo el 15% de las que se colocan en los contenedores.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores. “La economía circular debe consolidarse como el modelo de referencia para el sector de la confección”

Estas tiendas que llamamos tiendas de caridad También desempeñan un papel importante en la integración social, empleando a 70.000 empleados, con trayectorias profesionales a veces accidentadas, y a unos 230.000 voluntarios. Son muy populares por las buenas ofertas que se pueden conseguir allí y frecuentados por una gran clientela.

Acuerdos con marcas

Este modelo está empezando a desarrollarse en Francia. Desde 2020, la Cruz Roja Francesa ha creado, por ejemplo, tiendas de segunda mano, bajo la marca En casa de henri, también dirigido por equipos principalmente de voluntarios. Pero estas tiendas asociativas especializadas en productos de segunda mano siguen siendo, por el momento, cuatro veces menos numerosas en Francia que en el Reino Unido. El margen de mejora es considerable.

Te queda el 45% de este artículo por leer. El resto está reservado para suscriptores.