Las últimas sefardíes de Salónica, la Jerusalén de los Balcanes

“Mi abuelo se salvó gracias a la tarjeta de residencia confirmada por el Cónsul General de España en Grecia, Sebastián Romero de Radigales. A mi abuelo lo escondieron en un saco de correos et pudo viajar hasta Atenas sin que los amanes se dieran cuenta. Quizás hubieras conocido a mis bisabuelos paternos si los nazis no los deportaran a Bergen-Belsen. Él, como el 95% de la población judía de Salónica, no retrocedió en su patria durante la Segunda Guerra Mundial, afirmó Samuel Nahmias, sefardí y cónsul honorario de España en Macedonia y Tracia, uno de los últimos guardianes de la memoria de los judíos. Españoles que forman la pequeña comunidad judía de Salónica, una de las más…