la izquierda ajusta sus cuentas a través de plataformas interpuestas

la izquierda ajusta sus cuentas a través de plataformas interpuestas

A una semana de las elecciones europeas, la tensión es palpable en la izquierda, mientras que una parte del electorado aún no ha tomado su decisión final. A través de plataformas, socialistas, “rebeldes” y ecologistas, reunidos este fin de semana en Marsella, Toulouse y París, se enfrentaron, más o menos brutalmente. El domingo 2 de junio, unos 1.600 activistas (según los organizadores) acudieron a aplaudir a su candidata, Marie Toussaint, en los muelles de Aubervilliers (Seine-Saint-Denis). En dificultades en las encuestas, el jefe de la lista ecologista, que atacó primero a su rival de la Agrupación Nacional, Jordan Bardella, un “fascista bien peinado, con trajes entallados, pero fascista al fin y al cabo”No pude evitar apuntar a esto. » IZQUIERDA «, que retoma ideas verdes en un “versión descolorida”. Luego aludió al llamamiento de su rival de La Francia Insumisa (LFI), Manon Aubry, que había invitado a los votantes verdes a transferir sus votos a la lista «rebelde». “Con amigos como ella no hacen falta enemigos”comentó, considerando que “La guerra de la izquierda es un error”. Porque, después del 9 de junio, tendremos que » encontrar «, pero sobre todo no intentes jugar” hegemonía».

Una advertencia dirigida tanto al líder del LFI, Jean-Luc Mélenchon, como al candidato de la Plaza Pública y del Partido Socialista (PS), Raphaël Glucksmann. Este último proclamó que esta elección debería “cortar las líneas”en otras palabras, reorganizar las cartas del centro de gravedad de la izquierda después de las elecciones presidenciales de 2022, cuando LFI tomó el liderazgo de la Nueva Unión Popular Ecológica y Social (Nupes), disuelta en el momento de las masacres de Hamás en Israel el 7 de octubre. , 2023. Al mismo tiempo, el domingo, el candidato del Partido Comunista Francés, Léon Deffontaines, rechazó desde Marsella a las dos izquierdas, con, por un lado, » esa de [l’ancien président de la République (2012-2017)] François Hollande, la izquierda liberal que dio la espalda a los trabajadores», y por el otro, “La izquierda indignante que busca dividir”. Apuntando así tanto a Raphaël Glucksmann, apoyado por el ex líder socialista, como a LFI.

Pero el principal intercambio de armas se había producido el día anterior. En una reunión en Toulouse, el “ciudad roja” Cuando el movimiento se encuentra en terreno conquistado, el LFI ha lanzado una nueva carga contra la lista socialista, que domina la izquierda en las encuestas. Privada de una gran reunión al aire libre tras un malentendido con los servicios de la prefectura, la organización acudió al centro de congresos Pierre-Baudis. “Si no logra despertar a Europa, como dice su eslogan de campaña, Raphaël Glucksmann habrá despertado al menos el fantasma de François Hollande”, reprendió a Manon Aubry delante de unas 3.000 personas, según el movimiento. También remitió al eurodiputado a «evaluación» del expresidente y sus medidas emblemáticas, como “el CICE [crédit d’impôt pour la compétitivité et l’emploi]privación de la nacionalidad, donaciones fiscales a las mayores empresas, derecho laboral ». Ironía del fin de semana: veinticuatro horas después, Aurore Bergé, ministra responsable de la igualdad entre hombres y mujeres, consideró en Radio J que, por el contrario, “Vota a Glucksmann, en realidad es un voto a Nupes”Manon Aubry sigue defendiendo el programa.

Te queda el 50,99% de este artículo por leer. El resto está reservado para suscriptores.