La elección de Miss Universo reaviva a las herederas políticas de Nicaragua y pone en alerta contra el régimen de Daniel Ortega.

La nicaragüense Sheynnis Palacios, coronada Miss Universopara aliviar el conflicto político de un país con kilómetros de exiliados: su participación en las protestas de 2018 contra el presidente Daniel Ortega no fue hecha sin querer ni por el gobierno ni por los opositores.

Desde que se convirtió en el primer centroamericano en ganar el concurso el sábado en San Salvador, el joven de 23 años se vuelve viral en las redes sociales de los exiliados y se lleva en la prensa nicaragüense la crítica a Ortega, que también lo es a su belleza y a su humildad, en el plano político.

«En estas horas y en estos días de nuevas victorias, tenemos el aprotechamiento más grosero, y la tosca y la mala comunicación terrorista, que pretenden convertir un lindo y un merecido momento de orgullo y celebración, en un golpismo destructivo», dijo el vicepresidente. dijo Rosario Murillo, esposa de Ortega, en un comunicado.

En las redes sociales, fotografías distribuidas por Palacios Levantando, hace cinco años, una bandera nicaragüense en las marchas que dejaron más de 300 muertos, fueron denunciadas por Ortega como intención de un golpe de Estado apoyado por Washington.

El azul y el blanco del escudo nacional se convirtieron luego en símbolo de protestas, en oposición a los rojos y negros de la bandera del gobernador del Frente Sandinista.

Una de las mayores manifestaciones contra el régimen de Daniel Ortega, en una imagen de mayo de 2018. Foto: EFE

El trío palaciego salió a las calles nicaragüenses de Managua y otras ciudades del país, lo que no significa que en 2018 se prohibieran las protestas. Escuchábamos las pancartas, entre los bostezos y los testigos.

«Me alegra ver la alegría de los nicaragüenses y ver al clandestino blanquiazul en las calles. Gracias a Sheynnis…», declaró en la red social X (antes Twitter) la escritora Gioconda Belli, exiliada en España quienquiera que sea. el gobierno destruyó su nacionalidad.

Nuevas denuncias de censura

En la modesta casa del joven en un barrio de Managua, durante décadas se celebró la Madrugada del Domingo, las jerarcas de la Alcaldía son llevadas a un visitante de la familia. Posteriormente, el gobierno dijo en un comunicado que unió el «registro justo» para el trío de «nuestra Miss Universo».

Los mediadores opositores, que trabajan principalmente en el vecindario de Costa Rica, llaman a estas acciones “oportunismo”.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, junto a su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo.  Foto: AP El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, junto a su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo. Foto: AP

El martes, Denuncia que gobierno prohibió a los artistas Vink Art y Torch Místico pintar un mural con el Rostro de la Miss, en una calle de la localidad norteña de Estelí. En las redes sociales circula una foto de la obra terminada.

«Es imposible ignorar la realidad política y social de esta determinada inoculación. Se ha convertido en un símbolo nacional, emotivo, que ha reavivado esperanzas. Y el gobierno también ha tomado nota de ello», declaró a la AFP el periódico nicaragüense Wilfredo Miranda. , Premio Ortega y Gasset, exiliado en Costa Rica.

Muchas cosas del exilio también están presentes en el traje de quien es coronado, blanco con capa azul, símbolo de protesta y defensa de una iglesia católica «perseguida», colocándose bajo el vestido de la Virgen de la Inmaculada Concepción. , patrona. de Nicaragua.

«¡Gracias por llevar alegría a nuestro sufrido pueblo! íGracias por hacernos tener esperanza!…», escribió X monseñor Silvio Báez, exiliado en Estados Unidos.

De los buñuelos a la universidad y la crítica política

Nacida en el seno de una familia humilde de Diriamba, en el occidental departamento de Carazo, Sheynnis Palacios se instaló con su madre y compró un negocio de venta de buñuelos, un poste nicaragüense elaborado a base de yuca y miel.

De ahí, ante el trío, una presentadora oficial de un canal de televisión llamada «Señorita buñuelos». Los medios de comunicación nicaragüenses en el exilio no se han disparado.

Tampoco que la «reina» nicaragüense estudió comunicación social en la Universidad Jesuita Centroamericana (UCA), confiscada en agosto por el gobierno, con la calificación de «centro de terrorismo».

Al publicar una foto de una notificación del avión de Avianca, la AFP no pudo confirmar que la AFP confirmó que el gobierno había ordenado «no ingresar al viaje nicaragüense» de Sheynnis Palacios, de cara a su regreso a Managua. Después del trío, dije, cancelé el pedido.

La Miss Universo, aclamada en el aeropuerto de Miami para iniciar una gira por varios países desde El Salvador, ahora mantiene el equilibrio, dedicando su corona a sus millones de nicaragüenses, dentro del país o en el exilio.