La casa Lanvin abre un nuevo capítulo en su historia

¿Quién recuerda todavía a Marguerite? En el pasado, Louise de Vilmorin la describió como una » mariposa « Floreciendo al mismo ritmo que las boutiques de su madre, Jeanne Lanvin. Y es esta complicidad filial la que inspiró, en 1921, el dibujo de una madre y un niño utilizado como emblema. Un siglo después, Marguerite hace tiempo que desapareció del cuento de Lanvin. La casa fundada en 1889 parece desarraigada y descolorida desde hace varios años. Gestión errática, dificultades de liquidez, cambio de propiedad, propuesta estilística confusa por un vals de directores artísticos…

Leer también | Artículo reservado para nuestros suscriptores. Lanvin se hunde en la confusión

Desde la destitución, en 2015, de Alber Elbaz, el último que logró dar impulso a Lanvin, Bouchra Jarrar, Olivier Lapidus y Bruno Sialelli se han turnado. Ya nadie parecía capaz de definir la esencia de la casa de moda parisina más antigua. “El renacimiento es urgente y vital” inmediatamente coincide Siddhartha Shukla, nombrado director general adjunto a finales de 2021 por el grupo chino Lanvin Group (antes Fosun), que compró la marca en 2018 tras declararse en quiebra y que ahora cotiza en la Bolsa de Nueva York.

Siddhartha Shukla dijo que » una misión « que consiste “revelar y hacer brillar una de las mayores joyas de la moda y la cultura francesa”. Para sus equipos, este marco aplicado recalca su » grito de guerra « : “El regreso a la elegancia. Puede parecer un cliché, pero en el mercado ya no hay necesariamente una oferta asociada a lo que la propia Jeanne Lanvin llamó “ultimate chic”. »

Siddhartha Shukla, director general adjunto de Lanvin, en su oficina de París, el 1 de diciembre de 2023.

Hijo de inmigrantes indios afincados cerca de Washington, licenciado en Yale, Siddhartha Shukla hizo carrera en comunicación y marketing en grupos como Kering o Fast Retailing (matriz de Uniqlo) y no es ajeno al escepticismo que inspira a algunos su perfil y su etiqueta. ahora se las arregla.

Pero deja de lado el sarcasmo con diplomacia: “Ser asiático-estadounidense y dirigir la casa de moda francesa más antigua, todas ellas con accionistas chinos a miles de kilómetros de distancia, no es fácil. Pero, y lo digo con toda humildad, esta casa ha intentado en el pasado enfoques más tradicionales para salir a la superficie y no ha funcionado. »

Exigencias y salvajismo

Ex asistente de Tom Ford en Gucci, ex comunicador de Stefano Pilati en Yves Saint Laurent, Siddhartha Shukla tiene una ventaja que otros directores generales no necesariamente tienen: conoce bien a los diseñadores, sus exigencias y, a veces, su desenfreno. En su contacto diario aprendió una lección: es necesario «de carrera», como dice en francés.

Te queda el 80% de este artículo por leer. El resto está reservado para suscriptores.