joyas de escarabajo, armaduras anti-frío, candelabros de hojas, ideas florecientes…

Todos los sábados recibe “El sabor del mundo”nuestro newsletter gratuito y 100% de estilo de vida.

locura de vaina

Hija de una flor, en este caso una orquídea que crece en la isla de Reunión, vainilla planifolia Tiene toques amaderados y especiados, lejos de los clichés habituales de la repostería. Última creación de la marca francesa Parfums de Marly, Althaïr es una oda a la vaina exótica en toda su rusticidad. Esta añada excepcional se conoce como vainilla Bourbon. Narices Hamid Merati-Kashani e Ilias Ermenidis tuvieron el buen gusto de no ahogar esta dulce vainilla con demasiados artificios anecdóticos, simplemente refrescándola con incienso, canela y bergamota para aclararla al contacto con la piel. Es un poco como un perfume oriental sensual que se encuentra con la fluidez de la colonia.

Althair, Perfumes de Marly, 250 euros el 125 ml.

Scarabijoux

De izquierda a derecha, pendiente Scarab Bunch, en oro rosa, plata, diamantes marrones, tsavoritas y alas de escarabajo, Bibi van der Velden en Whitebird, 5.900 euros.  Sortija Scarabeo di Pomellato, en oro rosa, labradorita y diamantes, Pomellato, 18.000 euros.  Medalla Escarabajo, en oro amarillo, Mellerio, 1.750 euros.  Collar largo Lucky Scarabée, en metal dorado y nácar, Gas Bijoux, 175 €.

El escarabajo se ha utilizado en talismanes y amuletos desde el antiguo Egipto, como símbolo de renacimiento. Y el uso del insecto ha continuado en joyería. Los escarabajos reales podían colgarse de broches en la época victoriana, cuando en el siglo XXmi siglo, los joyeros modelaron piedras duras a su imagen. Incluso hoy en día, el escarabajo inspira a marcas de lujo y diseñadores independientes. Gas lo reproduce en forma de colgante de nácar y Mellerio en oro amarillo. La marca milanesa Pomellato lo imagina como un precioso anillo abombado, como si estuviera colocado en la mano. También puede convertirse en pendiente, como ocurre con la holandesa Bibi van der Velden, con un universo onírico y escultórico. Allí, preceden los ojos de oro y tsavoritas y la cabeza de plata y diamantes… auténticas alas de escarabajo iridiscentes delicadamente fijadas para moverse ligeramente una vez que la joya está en la oreja.

whitebirdjewellery.compomellato.commellerio.frgasbijoux.com

esculturas griegas

Unsung Weavers, que puede traducirse como “tejedores anónimos”, nació en 2018, cuando Elina Tseliagkou volvió a vivir en Atenas, tras seguir un curso de artes digitales en el Reino Unido. “Estaba buscando algo tangible que hacer con mis manos y comencé a tomar clases de tejido”, confiesa. Una cosa llevó a la otra y este arquitecto de formación se interesó por las mantas de lana que, hasta el siglo pasado y a menudo dentro de cada hogar, se tejían tradicionalmente en telares de pequeño ancho y luego se tendían en el lecho de los ríos. denso e impermeable al frío, como el fieltro.

Con el deseo de imaginar prendas confeccionadas con estas lanas rústicas y con la idea de honrar y perpetuar el legado de las tejedoras anónimas que las confeccionaron, Elina Tseliagkou y su amigo Epaminondas Coutsicos, director creativo al frente del estudio de Zúrich YAN- CO y asociado con el proyecto, viajará luego por toda Grecia. Inicialmente en Arcadia, una provincia montañosa del Peloponeso. Después, “Hace poco empezamos a recoger mantas en otros pueblos de Pelión, Epiro y Creta, de donde es mi madre y donde pasamos los veranos”, especifica el diseñador.

Las chaquetas y abrigos de Unsung Weavers, piezas únicas con cortes crudos y singulares que evocan los arquetipos de los guardarropas pastorales y monásticos, están enteramente cosidos a mano. “La tela es demasiado gruesa para una máquina de coser.ella explica, y luego aporta un lado escultórico. » Algunos modelos están coloreados con tinte vegetal, otros cubiertos o bordados. A veces, sus cuellos se suavizan con hebras de lana que recuerdan a las alfombras flokati de pelo largo.

unsungweavers.com

Llama en casa

La lámpara de araña Hortensia, en bronce, realizada artesanalmente por la diseñadora milanesa Osanna Visconti.

Pierre Yovanovitch, Sam Baron o Philippe Starck… tantos diseñadores y arquitectos de interiores invitados por Dior Maison para interpretar el patrimonio cultural de la marca de lujo según su sensibilidad. La última, la diseñadora milanesa Osanna Visconti, famosa por sus objetos de bronce inspirados en la naturaleza. Luego de comenzar su carrera como diseñadora de joyas con una estética vegetal, luego cambió de escala esculpiendo y modelando en cera luminarias, biombos, espejos, cabeceras y pequeños muebles que luego son ejecutados en una fundición de arte especializada en bronce. Su mundo resonaba naturalmente con la pasión de Christian Dior por la botánica, que practicaba en sus jardines mediterráneos del castillo de La Colle Noire (Var) y en su jardín de rosas de Granville, en Normandía. Este fértil diálogo inspiró una serie de objetos decorativos en bronce, cestos que imitan el tejido de mimbre, candelabros y otros accesorios decorados con hojas de hortensias… Una colección refinada que permite a la diseñadora italiana cultivar su reputación al otro lado de los Alpes.

Colección Osanna Visconti × Dior MaisonDisponible en las boutiques Dior, precio a consultar.

hacer una flor

Fiel apoyo del fondo de donación Gracias, el artista Zoé Rumeau se ha comprometido a sortear cuarenta flores, cuyo beneficio de cuyas ventas se donará a la asociación. Creado en 2009 por Bernard y Marie-France Cohen (creadores de la marca Bonpoint y del concepto de tienda Merci), el fondo de dotación Merci, desde sus inicios, se ha comprometido con la educación en Madagascar financiando la construcción de escuelas, colegios y secundarias. escuela. También es miembro fundador de la primera gran granja agroecológica inspirada en la permacultura en Île-de-France, Ferme de l’envol (Essonne) y participa en la acogida de refugiados en Francia. “Ayudo regularmente al fondo de donación y este año la idea de proponer una obra por día reemplaza mi costumbre de dibujar una flor todas las mañanas para un amigo. Esta práctica se ha convertido en un ritual, como un músico tocando sus escalas”, explica la artista que toma como modelos la amapola, el boulestrier, el cardo, la clemátide o el tulipán loro… plantas que compra en una floristería cercana a su casa, en Montreuil, en los suburbios de París, u otras que ha tenido en cuenta. sus viajes.

Flores esculturales, a menudo raras y extrañas, que reproduce con carboncillo, sello y acuarela, y luego realzadas con pan de oro, un toque personal que salpica sus pinturas. “Suelo trabajar en gran formato. Allí exploré la A5 por primera vez.. » Hasta el 25 de diciembre, cada mañana publica en su cuenta de Instagram el trabajo del día a la venta y también ofrece a los amantes de la pintura una flor de su elección. Para la operación comenzó a utilizar acuarela, la técnica no pretende continuar con la exploración.

“40 flores”, de Zoé Rumeau. 200€ por cuadro. A la venta en la cuenta de Instagram del artista. @zoerumeau

Noches de Beaune

en la cueva

El chardonnay ha ocupado tal lugar en Borgoña que mucha gente cree que todos los vinos blancos de la región se elaboran con él. Eso es contar sin el aligoté. Muy plantado en el siglo XIX.mi siglo en el viñedo borgoñón, incluso en las viñas de grandes vinos, como el Montrachet, hasta su aniquilación por la filoxera, Aligoté vuelve poco a poco a nuestras copas. Desde 1997, la denominación de origen Borgoña Aligoté incluso ha visto la luz. Mejor trabajada que antaño, esta variedad de uva produce vinos cristalinos con notas alimonadas y, según el suelo donde se cultiva, revela sabores a avellana, pera, lima o acacia. El Aligoté de la finca Comte Armand procede de viñas de más de 90 años de los municipios de Volnay y Meursault. En boca, esto se traduce en una corpulencia sagrada. El de la finca Jean Féry procede de viñedos situados más al norte, en las Hautes-Côtes, entre la Côte de Beaune y la Côte de Nuits. Su precisión nos atrae especialmente. Se trata de dos vinos con alto potencial de guarda.

La propiedad del conde Armandaligoté burdeos, blanco, ecológico, 29 €.
Domaine Jean Féry, aligoté burdeos, blanco, ecológico, 19,50 euros. fery-vin.fr