En medio de diplomacia empresarial, apanage y crisis, Ecuador vota si aguanta leyes contra el crimen

Luego del asesinato de dos alcades Esta semana, y en medio de una crisis energética que obliga a los países grandes, los ecuatorianos votaron en el país para definir si soportan leyes contra narcos y criminales, entre otros temas.

Alrededor de 13,6 millones de los 17,7 millones de residentes del país deben votar sobre si el presidente Daniel Noboa ha hecho preguntas que tal vez podrían determinar lo que queda de su mandato.

Entre las principales propuestas está la extradición de nacionales culpables de crimen organizado., en un país donde las bandas vinculadas al narcotráfico imponen un régimen de terror. Esta es la fuente de otro alcalde que es una escuela de homicidios políticos a partir de 2023.

La consulta popular se produce en un momento difícil para la nación. En enero, una detención de las organizaciones ilegales provocó muertes y llevó a Noboa a declarar un conflicto armado interno.

Los militares se mueven dentro de prisioneros y oficiales en las calles para frenar la violencia, que ya está en 2023. una cifra récord de 43 homicidios por cada 100.000 habitantes, según datos oficiales. En 2018, esta cifra fue la causa de 6 muertes violentas.

Soldados en las calles de un barrio de Quito, como parte de la lucha contra el crimen en Ecuador. Foto: AP

La guerra interna provocó una crisis internacional por parte del policía de la embajada de México en Quito cuando entró en vigor el mandato de abril para capturar al exvicepresidente Jorge Glas (2013-2017), indignado por la corrupción.

Noboa, de 36 años, afirmó tener “depósito cero” por la incursión en la legación, que el costo para el país estaba siendo solicitado ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

Hay «percepciones de que la crisis diplomática en México no ha generado efectos negativos (al interior del país). Por otro lado, la población se traga las decisiones que ha tomado en materia de seguridad», declaró el politólogo a la AFP. Santiago Basabe, de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

La consulta también se producirá en medio de una crisis energética que se vive en el país desde hace hasta 13 horas.

La extradición está en el centro del debate un país con mano dura contra las pandillas. El Ejecutivo admite el escenario desfavorable.

El presidente de Ecuador, Daniel Noboa, lanzó una "guerra" contra el crimen.  Foto: REUTERS  El presidente ecuatoriano Daniel Noboa ha lanzado una “guerra” contra el crimen. Foto: REUTERS

«El país atraviesa momentos sumamente difíciles, tiempos en los que sospechamos de detenciones que son resultado de una lucha decidida que nos obliga a cometer crimen organizado», dijo el secretario de Comunicaciones, Roberto Izurieta.

Crisis de energía

También hay un déficit histórico en las rampas que bajan las centrales hidráulicas, lo que las lleva a suspender la jornada laboral por dos días (hasta vida) y ordenar cursos de energía.

A pesar de la agitación política y eléctrica, el Gobierno tiene «expectativas de poder realizar consultas los domingos», según Basabe.

Según el investigador Cedatos, durante una encuesta realizada entre el 8 y 11 de abril, el 55% de los ecuatorianos votó a favor de soportar las leyes contra el narcotráfico.

Por su parte, la empresa Comunicaliza indica que ha llegado el 43% de la población, pero que los indecisos han llegado al 28%.

No hay nadie más que el mal momento de Cara en la consulta popular está orquestado por un «sabotaje» y una «campaña de sucia», pero sin atacarla directamente. Sostiene que la falta de luz no responde solo a la secuela, si no a la corrupción.

«Han querido fregarnos con el sabotaje en el área electrica, han querido fregarnos con campaña sucia, y han tratado inclusive con presión internacional de sancionarnos a nosotros como país (…) porque están nerviosos, el domingo va a ganar el Si», dijo Noboa días antes de la votación.

Puntos en debate

El Domingo los Ecuatorianos se pronunció sobre la participación de los militares en el control de armas, el aumento de las penas por delitos cometidos contra el crimen organizado y la posibilidad de que la fuerza pública utilice armas descompuestas para delincuentes.

noboa, que coquetea con la reelección en 2025, también propone reconocer el arbitraje internacional en controversias comerciales y dar luz verde al trabajo por horas. Los sindicatos y el poder de la organización indígena Conaie se opusieron, como lo hicieron cuando desempeñaron el papel de revisiones que se realizaron a los tres presidentes entre 1997 y 2005.

Desde un inicio, que se votó individualmente, hubo reformas legales (consulta popular) y cinco enmiendas constitucionales (referendo).

Para Basabe, en la práctica la consulta no introducirá cambios sustanciales.

Por ejemplo, aumentar la pena «puede llevar millones de años», pero esto no reducirá la violencia del narcotráfico.

Son cuestiones que «una persona difícilmente podría decidir no hacer», pero «es una forma de legitimidad para el gobierno del país».

“Bno”, dijo el analista.