El genial y confiable presentador de ‘Wheel of Fortune’, Pat Sajak, se despide

El genial y confiable presentador de ‘Wheel of Fortune’, Pat Sajak, se despide

Si alguna vez se le pidiera a la IA que generara el avatar de un presentador de un programa de juegos, el resultado seguramente sería Pat Sajak.

Después de cuatro décadas en el aire, Sajak, de 77 años, preside su último episodio de “Wheel of Fortune” el viernes. Y su partida, sugirió Sajak en una serie de entrevistas de salida de televisión con Maggie Sajak, su hija, que será una jubilación bienvenida, le ofreció la oportunidad de reevaluar lo que lo convirtió en una parte tan duradera del panorama cultural estadounidense.

Probablemente valga la pena recordar que Sajak ha llevado a los espectadores a través de siete presidentes, las guerras en Afganistán e Irak, las pandemias de SIDA y Covid, los ataques terroristas del 11 de septiembre, la crisis financiera de 2008 y, oh, las Kardashian. No es casualidad que haya sobrevivido a las incursiones de Internet en la primacía de larga data de la televisión.

A lo largo de todo esto, se codeó con el público de los programas de juegos estadounidenses, instando implacablemente a los concursantes a elegir una consonante o comprar una vocal. Calmó a los concursantes mientras adivinaban acertijos de palabras al estilo del ahorcado. Bromeó inofensivamente con la imperturbable Vanna White en su desfile de vestidos brillantes. Intercambió gentilmente bromas con una lista siempre cambiante de invitados famosos mientras hacían girar una rueda estilo carnaval, deseando que pasara de «Lose a Spin» y «Bankruptcy» para ganar mucho dinero.

Y, durante 41 temporadas, este personaje paternal con chaqueta y corbata rondaba por millones de hogares cada noche, una deidad permanentemente bronceada que reinaba sobre un plácido empíreo.

En un contexto de vidas llenas de estrés laboral y deudas, la “Rueda de la Fortuna” era un refugio, notablemente menos como un juego de azar y más como un baluarte contra la rutina diaria. Qué extrañamente fácil es olvidarse de esa factura de electricidad vencida, cuando el Sr. Sajak pregunta, en su tono optimista: «¿Qué opinas de los símbolos comerciales?»

Vocalmente, como en otros aspectos, Sajak parecía nacido para el papel. Para empezar, están sus agradables rasgos genéricos: un rostro simétrico con mejillas en forma de manzana, una ceja ancha, ojos hundidos y dientes blancos relucientes mostrados en una sonrisa que se asemeja a un cuarto de luna colgando de costado. A lo largo de su mandato, como presentador del programa ganador del premio Emmy durante 41 temporadas, él y la Sra. White fueron dos de las caras más longevas de cualquier programa de televisión en la historia de los programas de juegos (y de alguna manera conservó su estilo emplumado modificado de los 80). peinado por todas partes).

Examinados de cerca, los movimientos del Sr. Sajak también parecen tan estilizados y sobrios que se parecen a los del Kabuki. ¿Significó algo cuando mantuvo las manos frente a él, con los dedos ligeramente apretados o levantó los brazos en la postura del predicador? Es difícil saberlo. Sin embargo, el simbolismo de su postura definitoria (cuerpo inclinado en un ligero contrapunto, brazos abiertos) es claro: bienvenido.

Naturalmente, en un mundo dominado por la imagen, es importante señalar que la neutralidad indumentaria no es una cuestión de casualidad. Pocos trabajos requieren chaqueta y corbata, pero Sajak rara vez fue fotografiado en “La rueda de la fortuna” vestido de manera informal. Sus trajes variaron con el tiempo, al igual que sus estilos y colores: pantalones más anchos, hombros más anchos, aunque casi siempre de botonadura sencilla. Los cortes y las solapas se estrechaban o ensanchaban según la moda del momento, pero la imagen general era de estabilidad. Era la imagen de un testigo, un diácono, el arquetipo del vecino.

De esta manera también el señor Sajak demostró ser un maestro en óptica. En realidad, es posible que su vida fuera de la pantalla no siempre haya sido coherente con la del personaje centrista que interpretó, como se hizo evidente cuando, en 2022, apareció una fotografía del presentador de “Wheel” de Fortune” con la representante Marjorie Taylor Greene. Georgia se alineó con Trump. Republicano, y se volvió viral

Cualesquiera que sean sus creencias reales, Sajak cultivó una imagen neutral y reconfortante en el aire que se ubicaba en algún lugar entre un vendedor de autos usados ​​y un meteorólogo regional. Lo importante que hay que recordar sobre él a su partida es que, por muy caótico que fuera el mundo fuera de «Wheel of Fortune», se podía contar con que Pat Sajak aparecía todas las noches, tranquilo e imperturbable, un anfitrión que también era el anfitrión ideal. , invitado poco exigente. .