El “Charles de Gaulle” hace sus primeras demostraciones de fuerza bajo mando de la OTAN

Para escuchar este 7 de mayo, tras una escala en Creta, la mayoría de los marineros del Charles de Gaulle, la primera misión del portaaviones francés bajo mando de la OTAN, llamado “Akila”, no cambia fundamentalmente » casi nada » en su vida diaria. Hay quienes admiten que los PowerPoints para rellenar o determinados mapas base son un poco diferentes. que puede haber algunos » saber hacer « dominar con claves de cifrado para enlaces tácticos. Pero el principal cambio significativo, a los ojos de la tripulación del mayor barco de la flota francesa y sus 1.800 hombres, desde su salida de Toulon el 26 de abril, es esta sencilla bandera azul y blanca con el logo de la Alianza, añadido junto al Estandarte francés en lo más alto del muro, encima del puesto de mando.

Leer también | Artículo reservado para nuestros suscriptores. El portaaviones “Charles-de-Gaulle” bajo control operativo de la OTAN por primera vez

Esta vuelta al mar un tanto especial, tras meses de parón técnico, deberá durar hasta el 10 de mayo. “Sin embargo, ya está todo estandarizado en los procedimientos de la OTAN y todos nuestros procesos ya están en inglés”, desea especificar, como otros, un teniente, responsable de garantizar toda la defensa del portaaviones, desde sus reservas de misiles Aster hasta la lucha contra los drones. Un puesto estratégico sobre el que Francia conserva todo el control en caso de ataque, incluso sin previo aviso, advierte este oficial, que se cuida de no exponerse a acusaciones de pérdida de «soberanía» avanzado en las últimas semanas por la oposición.

El único para quien el paso de Charles de Gaulle Bajo la bandera de la OTAN marca una verdadera evolución, es el comandante de todo el grupo aeronaval (GAN), el contraalmirante Jacques Mallard, quien gestiona tanto los portaaviones como su escolta habitual, dos fragatas, un barco de suministros y un submarino. . Cada mañana, desde el inicio de la misión, debe participar en una “llamada” con sus homólogos italianos, portugueses y griegos, que participan en la misión, bajo la supervisión de un vicealmirante estadounidense, al mismo tiempo jefe de la asignación. VImi Flota de Estados Unidos y jefe de uno de los cuarteles generales de la OTAN -llamado “StrikforNato”- con sede en Portugal. “A él informo y es con él con quien discutimos objetivos comunes, no los de Francia”explica el contraalmirante.

Este cambio de práctica corresponde al deseo de Francia, desde el inicio de la guerra en Ucrania, en febrero de 2022, de recuperar peso en el seno de la OTAN, después de años de relaciones tensas mientras el ejército francés se centraba principalmente en África y en la lucha contra el terrorismo. Una falta de interés puesta de relieve por el Tribunal de Cuentas, en 2023, en un informe que señala, en particular, un número importante de puestos vacantes. “Durante años nos quedamos un poco dormidos por falta de amenaza”reconoce el vicealmirante Jean-Emmanuel Roux de Luze, jefe adjunto del Estado Mayor de la OTAN encargado de la zona mediterránea, con base en Nápoles (Italia), a su paso por el Charles de Gaulle.

Te queda el 60,63% de este artículo por leer. El resto está reservado para suscriptores.