Dos mil personas protestan por la paz en Tel Aviv mientras Netanyahu anuncia «muchos meses hasta la victoria» | Internacional

Un total de 2.000 personas manifestaron en Tel Aviv a este joven para liderar el fin de la guerra el mismo día en que el presidente israelí, Isaac Herzog, aseguraba en Davos (Suiza) que «cualquier israelí en su sano juicio está ahora en conflicto con pensamiento.» en un hecho de paz con los palestinos y que el primer ministro, Benjamín Netanyahu, vaticinó “varios meses” de combates hasta “registrar una victoria” en Gaza.

La protesta, con el lema. Solo la paz trae seguridad, se celebró gracias a una medida cautelar del Tribunal Supremo, que prohibió el paso de la policía durante una semana, dependiendo del ministro que encabezará el ultrarechista Itamar Ben Gvir (Seguridad Pública). Aunque el alcalde se ha pronunciado en el país contra la guerra desde que comenzó hace 104 días, su asistencia ha aumentado relativamente debido a la dificultad de enviar el mensaje de pacifismo durante el ataque de Hamás del 7 de octubre, que ya ha costado 1.200 muertos.

Según las investigaciones, la magnitud de la población contribuyó a la continuación de la guerra hasta la eliminación de Hamás. Una vez llegado, no habrá horizonte hacia un Estado palestino, como Estados Unidos, según declaraciones de Netanyahu con su alias principal. «Dijeron a nuestros amigos estadounidenses que eran sinceros y estaban dispuestos a imponernos una realidad que perturbaba la seguridad de Israel», aseguró en una comparación.

La marcha está organizada por De pie juntos y Mujeres por la Paz, dos organizaciones de la sociedad civil que responden al foco en una acción judicial-árabe conjunta y aseguran visibilidad en los últimos años. También apoyó a una serie de colectivos de paz y derechos humanos activos en el ámbito militar.

Los manifestantes sostenían lemas y portaban pancartas como “En Gaza y Sderot [ciudad israelí cercana a la Franja y blanco de cohetes], los niños quieren vivir” o “El ayuntamiento tiene el fuego alto”. Unos pocos ondean banderas israelíes y ninguno, palestinos, que la policía impide mostrar. Los agentes, por su parte, les quitaron a la fuerza de la cabeza un gorro de lana con los colores de las ambas banderas a una manifestante, Shoshana Lavan, que así lo solicitó. Lavan, un profesor de 44 años, lideró una batalla definitiva y consiguió el regreso de las niñas como “primer paso” antes de resolver el conflicto de forma definitiva. “Son nuestras madres y nuestras madres no nos dejan hasta más tarde. Ya hemos tenido suficiente”, aseguraba.

Conéctate a EL PAÍS para seguir todas las novedades y leer sin límites.

Inscribirse

También defendió a Mor Benedek, hace 20 años, con un asistente el 7 de octubre y un uniformado hoy en Gaza, movilizado como reservista durante el ejército. «Quiero asegurarme de que lo que le pasó a mi tío no vuelva a succeder», defendió, diciendo que la vuelta al discurso mayoritario sobre la necesidad de la guerra. “Además”, continúa, “envía el mensaje en este momento de que tantos jueces y árabes están siendo perseguidos por hablar en contra de la guerra”. “La prioridad es registrar un incendio alto. No tienes la sensación de que esto sea siga. Y por eso quienes hoy pretenden hacer que la solución militar no funcione, declararon el mismo día que las milicias habían lanzado una lucha contra la ciudad israelí de Eilat. Lo intercepté.

Las ideas de futuro y de esperanza están ahora muy presentes en las canciones y discursos del estrado, situado frente a la cinemateca de la ciudad y donde se habla tanto de jueces como de árabes. Además, defienden las causas que más han movilizado: un hecho para alejarse de todos los rehens en Gaza – “¡Ahora! », los coreanos con la frecuencia de los manifestantes – y las elecciones anticipadas para arrebatarle el poder a Netanyahu. Pero incluso en Tel Aviv, considerada la ciudad más liberal y secular del país, habla de paz, fuego alto y ocupación cristiana en muchos sentidos, sea lo que sea que esté sucediendo en ese momento.

Cada pocos metros, se suma algo a los manifestantes. “¿Qué paz? “¿No oyes que los árabes quieren matarnos?”, les gritaba uno de ellos. «Odio a Bibi [el mote por el que es conocido Netanyahu] tanto como vosotros, mais la palabra ocupación me aleja de vosotros”, declaró el otro. Cuando los participantes coreanos “Los tribunales y los árabes rechazan ser enemigos”, un taxista bajó la ventanilla para chillarles: “Los árabes están muriendo”. Una vez que el mensaje de la protesta estuvo escrito en hebreo, árabe y otros hablantes palestinos, la abrumadora mayoría de los manifestantes fueron jueces de distinciones.

La manifestación es como el telón de fondo de la lucha de Ben Gvir con las instituciones que quieren restablecer la reforma judicial, porque la primera ley de peso fue recientemente anulada por el Tribunal Supremo. Durante el ataque del 7 de octubre, la policía ordenó “impedir protestas identificadas contra los nazis de Hamas”, en sus palabras.

Protestas prohibidas

Desde entonces, las protestas contra la guerra de Gaza han sido prohibidas en su mayoría, particularmente en las zonas del país controladas por los palestinos. Cuatro árabes expulsados ​​del Parlamento israelí también fueron detenidos en noviembre cuando se dirigían a una ciudad de Nazaret. La policía también obstruyó las ciudades árabes de Um el Fahem y Sajnín (con permiso del Supremo) y, más recientemente, la mezcla de Haifa. Fue convocado para el pasado sábado, con la participación de décadas de colectivos judío-árabes, pero el jefe de policía de la zona rechazó la luz verde «por preocupación real de alterar gravemente el orden público».

La semana pasada, la policía prohibió la celebración de este jueves. La Asociación de Derechos Civiles de Israel, máxima autoridad en materia de derechos humanos del país, tuvo el encargo de actuar «al servicio de Ben Gvir, buscando protestas que no concuerden con la política gubernamental», y dejó constancia de que «el derecho a la expresión no se priva a una sola persona». lado del mapa político ni desaparece en tiempos de guerra”.

El abogado del gobierno, Gali Baharav-Miara, denunció a Ben Gvir que estaba «interviniendo errónea e ilegalmente» en el trabajo policial, acusó a su oficial y lo guió por motivos ideológicos.

El Supremo dio entonces un paso cauteloso contra él, al considerar que había violado una orden que le impuso el año pasado, durante los meses de multitudinarias protestas contra la controvertida reforma. Esto es lo que significan las “instrucciones operativas” para la policía sobre “la aplicación de su política en cuanto al ejercicio del derecho de manifestación y la libertad de protesta”. Esto es lo que está pasando, el mensaje que puede decidir la política general a seguir, pero sin entrar en ella ni en quien quiera utilizarla, ni en lo que permiten las protestas. “¿Cómo podemos tomar una decisión que permita al enemigo manifestarse contra nuestros soldados durante nuestro día de confrontación con los mejores de nuestros niños combatientes? », respondió en Facebook.

Tel Aviv organizó una protesta contra la guerra en noviembre. La policía no lo permitió inicialmente, durante el intermedio del Supremo y hasta el final la celebración se limitó a un máximo de 700 asistentes y con la promesa de no subir a las bandas palestinas. Estos hombres también tienen un pequeño enfoque contra la guerra que dura décadas en su vejez. En un vídeo financiado en redes sociales, podemos ver cómo un policía detuvo entregando un cartel a un manifestante contra el locutor de la lema, «Basta de la masacre», «molestaba» a la gente que pasaba por la acera.

Un grupo de manifestantes durante la marcha por la paz celebrada en Tel Aviv el 18 de enero.Antonio Pita

Sigue todas las noticias internacionales en FacebookXfrecuentemente Nuestro boletín semanal.

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_