Dior a la moda escocesa

Dior a la moda escocesa

Normalmente, en el castillo de Drummond (Escocia) sólo nos cruzamos con la octogenaria propietaria, la baronesa Jane Heathcote-Drummond-Willoughby, y con turistas que vienen a admirar los jardines franceses. Este 3 de junio, una multitud compacta se agolpa en los pasillos alineados, entre ellos un número anormalmente elevado de actrices (Anya Taylor-Joy, Jennifer Lawrence, Rosamund Pike, Lily Collins, Camille Cottin, etc.). A pesar de la brisa fresca, no cedieron a la tentación de la manta que les pusieron a su disposición y lucieron muy bien con sus elegantes conjuntos Dior.

Dior, ¿otra vez? Afirmativo. Un mes y medio después de organizar un desfile en Nueva York, la casa presentó una nueva colección de prêt-à-porter femenino en el extranjero, su crucero 2025 en un contexto económico tenso, en el que el mercado chino ya no desempeña su papel. Como motor de crecimiento del lujo europeo, sorprende ver a una marca desplegar tantos recursos.

Dentro de la división de moda de LVMH, Dior ocupa el segundo lugar en términos de facturación, después de Louis Vuitton. La marca ha experimentado un crecimiento espectacular en los últimos diez años, impulsado por proyectos de gran envergadura. Entre las más destacadas se incluye la exposición faraónica “Christian Dior, couturier du rêve”, que atrajo a más de 700.000 personas a París en 2017, y un viaje desde entonces a Londres, Shanghai, Doha, Tokio y Nueva York. Pero también la apertura, en 2022, de una boutique parisina en formato grandes almacenes, en la avenida Montaigne, con la apertura de un museo, un restaurante y una cafetería. La incesante actividad está documentada por la publicación regular de bonitos libros (en los pañuelos Dior, 30, Avenue Montaigne, los familiares del fundador, etc.).

Para apoyar una política de expansión comercial y cultural, los desfiles de moda desempeñan un papel importante: las colecciones expuestas en lugares excepcionales proporcionan la materia prima para los estantes de las tiendas, las páginas de libros y las etiquetas de los museos. Y, desde 2016, Dior ha encontrado en Maria Grazia Chiuri una diseñadora capaz de seguir este ritmo particularmente sostenido: la creadora de las colecciones femeninas también presentará su próxima colección dentro de menos de un mes, durante la semana de la alta costura, en París.

Pero, por ahora, es un crucero, esta colección tan estratégica que permanece más tiempo que las demás en las tiendas. “Escocia es un sueño antiguo, dice María Grazia Chiuri. Es un escenario de película romántica, pero también un país que tiene una influencia muy concreta en nuestro guardarropa: faldas a cuadros, estampados de rombos, tejidos de punto gruesos, le habla a todo el mundo. »

Tachuelas, cinturones y cordones

Por tanto, para este crucero de 2025, enumera los símbolos escoceses. Las primeras siluetas presentan un tartán en tonos verdes, rojos o morados sobre trajes con chaqueta con cinturón y falda larga con aberturas; sobre un vestido sin tirantes envuelto con indiferencia como una manta alrededor del cuerpo; o incluso sobre un mono corto con recortes geométricos. Se convierte en un estampado impreso sobre lienzos técnicos que se utiliza a modo de capa o vestido encorsetado. El kilt aparece en nuevas proporciones, largo hasta rozar el suelo, a veces asociado a un jersey XXL de rombos.

Para no ser demasiado literal y atraer a una clientela más joven, el diseñador añadió detalles disonantes, evocando el vestuario punk o utilitario: tachuelas, cinturones, cordones, parches, cordones, bolsillos visibles sacuden las piezas clásicas elaboradas con artesanos locales (Harris). Tweed por tweed, Johnstons of Elgin por lana, Esk por prendas de punto). El resultado es un poco dispar, pero su variedad permite dirigirlo tanto a chicas jóvenes como a mujeres mayores.

Como es habitual, Maria Grazia Chiuri también se inspiró en una figura femenina histórica, María Estuardo, evocada a través de opulentos vestidos con mangas de cordero o con cuello alto blanco combinado con terciopelo negro. La reina escocesa con un destino desastroso bordó su desgracia con unicornios y cardos –dos emblemas de Escocia–, aquí esparcidos sobre un estampado o esparcidos en encaje. En esta colección aparecen otras imágenes, estampadas en camisetas o abrigos: las de la llegada de Christian Dior a Escocia.

Porque el destino recuerda el pasado de la casa: en 1951, Christian Dior presentó su línea primavera-verano en Perthshire, a donde regresó en 1955 para presentar 172 modelos en un baile benéfico celebrado en el hotel Gleneagles. En 1960, el fundador ya no estaba en este mundo, pero la filial inglesa de la casa organizó un evento a unos veinte kilómetros de distancia, en el Palacio de Scone. Tantos lugares mágicos que la marca se encargó de mostrar a sus 550 invitados antes del desfile.

Boletin informativo

“El sabor del mundo”

Viajes, moda, gastronomía, diseño: lo mejor del arte de vivir, en tu casilla de correo electrónico

Inscribirse

Esta colección no es la más convincente de Maria Grazia Chiuri porque, al buscar modernizar las referencias reales y el trabajo de los artesanos escoceses, se aleja de la fluidez que es su punto fuerte. Pero el espectáculo en su conjunto es innegablemente un éxito: la casa ha elegido un destino coherente con su historia, que cuenta con habilidad. El completísimo vestuario se inspira en el lugar donde se revela, en un ejercicio de puesta en escena único y perfectamente ejecutado. Louis Vuitton, Chanel, Gucci: las marcas de moda más poderosas participan en el ejercicio, a veces peligroso, del desfile fuera de los muros. Y cuando se trata de enviar una hermosa postal, Dior es inmejorable.

Leer también | Moda: en Escocia, tejidos sin heraldo

Reutilizar este contenido