Carolyn Randolfi, fibra de cachemira

Desenredando el hilo de un currículum impresionante, contando sus recuerdos de Karl Lagerfeld o Miuccia Prada, Carolyn Randolfi parece sorprendida por su propio viaje. “Es cuando le cuento mi historia a alguien que me doy cuenta. ¡Es una locura haber hecho todo eso! Yo, el pequeño que nadie quería en la escuela de arte…” Inglesa, de madre francesa y padre italiano, la diseñadora hizo de las prendas de punto su especialidad, trabajando para las casas más importantes, desde Chanel hasta Prada, pasando por Ralph Lauren y Kenzo. Desde 2019 está a cargo de la dirección creativa de la marca francesa Bompard, especialista en cachemira, que aumenta su cociente de moda temporada tras temporada.

«Cuando era adolescente, pensé en convertirme en escritora. Escribí una novela a los 14 años, pero la calidad no estaba ahí. Al mismo tiempo, la moda siempre me ha atraído enormemente, hay que decir que tenía un especialista en casa. » Originaria de Limoges, su madre se mudó a Londres en los años 60 como modista y trabajó para las hermanas Raemonde y Dora Rahvis, que vestían a la corte real. “Pasó horas los fines de semana haciéndome trajes. Cuando mis amigos y yo cumplimos 18 años, ella diseñó nuestros vestidos de fiesta, luego nuestros vestidos de boda y de damas de honor. Hoy me doy cuenta del lujo que fue. » Siempre vestida de punta en blanco, con un moño chic y lápiz labial rojo, su madre le enseña las reglas de etiqueta. “Mis padres eran ambos muy elegantes. Perdieron el tren de los años 60, no eran hippies en absoluto, permanecieron en la distinción de los años 50”.

Después de obtener su bachillerato, Carolyn Randolfi realizó los exámenes de ingreso a las escuelas de arte, pero reprobó dos años seguidos. Animada por su padre, toma su libro, acude a uno de ellos, el Camberwell College of Arts, y solicita una reunión con el director, decidida a comprender los motivos de sus fracasos. Asombrado, este último reconoce la calidad de su trabajo. » Cómo se llama usted ? Randolfi… R… el alfabeto está avanzando mucho, debemos estar cansados. ¡Ven a una entrevista! » Unas semanas más tarde, finalmente fue admitida. Luego se licenció en textiles en la Universidad de Middlesex y luego completó su formación con dos años en el Royal College of Art en diseño de prendas de punto, la técnica que ya dominaba mejor.

Una profesión tan técnica como creativa

Tras experiencias en Hugo Boss e Irena Gregori, supervisó el diseño de las licencias de Karl Lagerfeld en Japón y diseñó los modelos de punto para la marca. El modisto descubrió su talento y en 1997 le propuso venir a trabajar para Chanel, todavía tejiendo, en prêt-à-porter y alta costura. Perfeccionó su técnica, probó los lujosos hilos del especialista en cachemira Barrie, socio de Chanel, y desarrolló los bocetos de Karl Lagerfeld. Asiste a sesiones de accesorios en presencia de los periodistas Anna Wintour, André Leon Talley e Isabella Blow. “Nadie me pidió mi opinión, pero el hecho de estar allí, rodeada de estos gigantes de la moda, ya me daba la sensación de ser una privilegiada. »

Te queda el 60% de este artículo por leer. El resto está reservado para suscriptores.